Curiosidades sobre la Casa Dorondón.

Casa Dorondón es una casa centenaria, construída integramente en piedra y madera. Antiguamente se llamaba Casa Lardiés en referencia al apellido de la familia que habitaba la misma. Cambiamos a Casa Dorondón, como homenaje a los fríos días de Noviembre y Febrero que en ocasiones se dan y que hacen que el hielo se cuelgue en los árboles formando un pintoresco paisaje. Sim embargo puedes encontrar el nombre de la casa en las paredes de la misma como homenaje a sus antiguos ocupantes. Siempre hemos admirado el trabajo de la gente que vivió en la casa antes que nosotros y procuramos guardarlos en nuestra memoria, con respeto. Trabajo duro de sol a sol, unas montañas pobres, todo era duro en Lasaosa y sin embargo nos han dejado un legado digno de admirar.

En la reconstrucción de la casa se intentó respetar los materiales originales, lo más posible, por ello el tejado es de losa de piedra de 2-3 cmts de grosor, apoyada sobre barro y a su vez sobre la tabla que se apoya en las vigas estructurales que son de madera. Eso si, nos hemos permitido meter una lámina impermeable que nos aisle de la humedad y la lluvia – un problema tradicional de estas casas son las goteras- y un aislante natural echo con virutas de madera.

Tejado de Losa de piedra

En los muros siempre que hemos podido hemos respetado la mezcla de cal y barro tradicional de los tiempos de antaño, que a su vez sirve de aislante térmico y contra la humedad. Pese a todo, vivimos en tiempos modernos y allá donde era necesario hemos colocado “avances”, tales como las ventanas aislantes de aluminio o forjados de cemento aligerado. En todo caso siempre integrándolos en el paisaje para que no desentonen.

Hay muchas cosas que podríamos contaros de la casa, pero lo iremos haciendo poco a poco, como las cosas que se cuentan delante del hogar, en las noches tranquilas después de un largo día.